Noticias

06/01/2012 Revista Comunicación No. 156: Fracturas En la última entrega del año 2011 la publicación intenta retratar la realidad comunicacional y cultural de Venezuela Etiquetas:Revista ComunicaciónCentro Gumillamediaciones socialeshackeoredesVenezuelaviolenciagobernabilidadmediosmass mediahackear
Recursos

Lo hemos dicho muchas veces, digámoslo una vez más: el país está viviendo una situación-límite. Para donde miremos, en vez de mejorar en muchos índices de vida, vamos hacia atrás. Cuando creíamos superados ciertos problemas, estos se agravan más y más. Desde la polarización política que vive el país, la conflictualidad en la que se ha tornado el debate político y que de seguro se acentuará más en la medida que nos aproximemos a octubre del año 2012 debido al proceso electoral, hasta el deterioro creciente de los más mínimos servicios públicos… Estamos entonces en presencia de un país que se está cayendo a pedazos y que de seguir por esa vía no habrá suficiente pega loca para empatar los trozos esparcidos por aquí y por allá.

Para que tengamos una idea de lo que estamos expresando, citemos una espléndida imagen (esplendida por la analogía que ella contiene, pero grave por la descripción que nos ofrece aún en términos literarios) del venezolano Antonio López Ortega: “El país es una embarcación de madera que para avanzar quema como combustible su propia madera. Llegará un momento en que no habrá embarcación y caeremos todos al agua, como náufragos de un bote que ya nadie recuerda”. Y luego, López Ortega se hace estas preguntas: ¿será que para recobrar un mínimo de sensatez hace falta acumular más y más deterioro? ¿será que para pensar en términos realmente públicos hace falta primero destrozar al país?

         De ahí el título de esta última entrega del año 2011 de Comunicación: Fracturas. El título es bien expresivo de cómo estamos viendo al país no sólo en los ámbitos de la comunicación y la cultura, sino en lo que esos vocablos expresan a la hora de simbolizar la Venezuela del presente y cómo esta Venezuela-hoy se nos está escapando de las manos. Porque la cultura es un proceso de producción simbólica y la comunicación es la expresión-diálogo-convivencia social de ese proceso. En ese sentido, culturalmente y comunicacionalmente el país y su gente cambió pero no para mejor, sino para peor. No tenemos la certeza si los cambios que se han producido en nuestras vidas constituyen el último eslabón para luego avanzar hacia delante. De lo que sí tenemos seguridad es, como apunta Umberto Eco, que hemos ido a pasos de cangrejo; es decir, hacia atrás y que la historia de los pasos hacia atrás no se detienen aquí. Esperemos que eso último no sea cierto.

         ¿Cuáles son esas fracturas en la Venezuela del presente? El número se nos presenta en tres bloques temáticos tratando de dar cuenta de ciertas y determinadas realidades. En primer lugar, los trabajos que conforman la sección Pre-textos ofrecen un diagnóstico acerca de la realidad de los massmedia del presente y la conclusión a la que se llega es que urgentemente requerimos de una genuina democracia en las comunicaciones, libres de cualquier atadura y, sobre todo, plurales y descentralizadas. Por su parte, el conjunto de ensayos de la sección Tema Central conforma el segundo bloque: por un lado, una reflexión crítica y a la vez de reconocimiento de la presencia de los medios comunitarios y/o alternativos. Se nos habla de los retos actuales de este tercer sector de medios, se analiza el mundo de la comunicación digital que puede ser una alternativa comunicacional y se hace una lectura crítica acerca del anteproyecto de ley de comunicación del poder popular; desde otra perspectiva aparece el tema de la inseguridad y el rol que pueden y deben cumplir los medios de comunicación en apoyo a una política de prevención. Este tema que en todos los estudios de opinión pública aparece, junto con el desempleo, como un problema grave que afecta a todos, se cierra con un par de crónicas, una sobre el submundo que hoy representan las cárceles en Venezuela y que tuvo como colofón los sucesos de El Rodeo y una crónica fotográfica titulada “Los anegados” como expresión extrema de una realidad.

         Finalmente, las secciones Estudios y Entrevista nos presentan el último bloque temático. Los trabajos contenidos allí resultan una excelente síntesis de los anteriores aportes. El tema de la gobernabilidad democrática y la libertad de prensa; la transparencia, pluralidad y participación de los medios impresos venezolanos y un estudio-investigación acerca de la comparecencia del ministro de Comunicación e Información —Andrés Izarra— y del sociólogo Roberto Briceño analizando, ante las cámaras de CNN, la violencia y la inseguridad en el país.

         No debemos cerrar este número sin hacer referencia a la exposición de nuestro asesor gráfico y premio nacional de artes pláticas Víctor Hugo Irazábal: Abrasiones, Lavapuntos. El propio Víctor Hugo expresaba, en relación a su nuevo trabajo, que “Yo quiero convocar los opuestos y ponerlos a convivir”, y así lo vimos y lo vivimos desde la revista.

         Y para cerrar esta Presentación, recordar  al sociólogo norteamericano C. Wright Mills quien nos ofrecía hace un buen tiempo una gran reflexión sobre el papel de los intelectuales, sobre la duda como privilegio y en ese sentido queremos traerla a colación como expresión recordatoria de lo que tenemos y podemos hacer para cerrar las fracturas del presente: “Los intelectuales son de su tiempo, están inmersos en la política de masas de las representaciones encarnadas por la industria de la información o los medios, y únicamente están en condiciones de ofrecer resistencia a dichas representaciones poniendo en tela de juicio las imágenes, los discursos oficiales y las justificaciones del poder vehiculadas por unos medios cada vez más poderosos –y no sólo por los medios, sino también por líneas completas de pensamiento que mantienen el statu quo y hacen que los problemas actuales sean contemplados desde una perspectiva aceptable y sancionada– , ofreciendo lo que Mills denomina visiones desenmascaradas o alternativas, en las que, por todos los medios a su alcance, el intelectual trata de decir la verdad”. ¡Que así sea!

 

Índice de la revista Comunicación 156: Fracturas

Presentación

Fracturas 

Agenda pública

La realidad en los objetos y los objetos en la realidad. Las abrasiones de Víctor Hugo Irazabal
Humberto Valdivieso

¿Hackeo de cuentas o Vietnam cibernético?
Fernando Núñez Noda

Con los hackers se pierde más que una simple clave de acceso
William Peña

 

Pre-textos

Por una democracia de comunicaciones libres, plurales y descentralizadas
Antonio Pasquali

Mapa de la situación de los medios privados en Venezuela
Rafael Quiñones

Mediaciones contextuales: un bosquejo de la crisis de la comunicación en Venezuela y sus implicaciones en la constitución de las audiencias
Daisy D’Amario

 

Tema Central

Los medios comunitarios en Venezuela: presencia, conflictos y retos actuales
Orlando Villalobos Finol

Redes sociales y medios digitales: ¿alternativa comunicacional en Venezuela?
Raisa Urribarrí

Sobre el anteproyecto de ley de comunicación del poder popular
Ricardo Antela Garrido

El rol de los medios de comunicación masivos en la implementación de una política de promoción de la convivencia y de la prevención del delito
Luis Cedeño

El submundo que se maneja desde un carro
Isoliett Iglesias

Los anegados —ensayo fotográfico—
Leo Ramírez

 

Estudios

La risa del ministro Izarra ante las cifras de violencia en Venezuela. Una propuesta de análisis de discurso
Yorelis Acosta

Venezuela 1999-2009. Retrocesos para la gobernabilidad democrática y la libertad de prensa
Andrés Cañizález

Desafíos de los medios de comunicación impresos venezolanos. Transparencia, pluralidad y participación
Elsa Cecilia Piña / Andrés Cañizález

Informaciones

Vitrina

Entrevista

Carlos Chamorro: “La relación entre prensa y poder debe ser conflictiva”
Ángel Zambrano Cobo

Comentarios
Comentarios 0
no se permiten etiquetas HTML
Eventos
    A Fondo |   RSS Gumilla