Noticias

10/08/2011 Principios de la Comisión presidencial para el control de armas La comisión presidencial por el control de armas, municiones y desarme publicó su declaración de principios que regirá el trabajo para los próximos meses de discusión Etiquetas:desarmevenezuelacontrol de armascomision presidencial
Recursos
Las y los comisionados, integrantes de la Comisión Presidencial para el Control de Armas, Municiones y Desarme, reconociéndonos como venezolanos y venezolanas y a la vez representantes de la diversidad política, social, cultural que constituye nuestro país; convencidos de que la violencia sólo trae duelos, pérdidas sociales, económicas, culturales, y destrucción para todos y todas; advirtiendo que la proliferación descontrolada de armas de fuego entre la población sólo ha contribuido a expandir la animadversión; una percepción antagonista del otro y el incremento de trágicas muertes y lesiones; convencidos de la necesidad de prácticas de solidaridad y responsabilidad hacia las demás personas en este período de cambios y transformaciones, manifestamos reconocer la necesidad que existe en Venezuela de unir esfuerzos, capacidades y voluntades para visibilizar, posicionar y atender con premura el tema del control de armas, municiones y el desarme como condición necesaria para la construcción de paz en el país. Sólo en un régimen de convivencia pacífica y respeto a la vida y a los derechos humanos puede garantizarse una verdadera inclusión y real mejoría de las condiciones de vida de todas y todos los venezolanos.  
 

 
Es nuestro propósito caminar hacia una política de desarme y de control de armas y municiones, formulada a partir del diálogo entre los diversos actores involucrados, la construcción del más amplio consenso social, la participación ciudadana que permita que sus definiciones nazcan de las necesidades e intereses del colectivo, y la investigación rigurosa sobre el problema, sus causas y manifestaciones,  que suministre datos confiables para su concreción.
 
Entendiendo el control de armas, municiones y el desarme en el marco de una Política Integral de Seguridad Ciudadana, orientada a disminuir los graves niveles de violencia que nos agobian y recuperar espacios para la convivencia, asumimos los siguientes principios rectores en nuestra labor:  
  1. Ante todo nos solidarizamos con las víctimas y sobrevivientes  de la violencia causada por las armas de fuego y las municiones, las y los familiares de quienes fallecieron así como las personas que quedaron lesionadas en diversas formas, viéndose afectadas de por vida. La solidaridad se concretizará en la acción consistente y cotidiana que realizaremos a fin de contribuir a evitar más muertes, duelos y daños.
  2. Reafirmamos  la importancia de generar procesos participativos en la sociedad venezolana, que permitan desde un enfoque plural y democrático construir soluciones al grave problema de la violencia, especialmente lo relacionado con el uso de armas de fuego y municiones.
  3. Ratificamos la importancia de que la población no esté armada y el Estado mantenga el monopolio exclusivo e indelegable del uso legítimo de la fuerza en pro de garantizar los derechos humanos de toda la población. Orientados por esta premisa promoveremos la formación de conciencia sobre el valor del desarme y contribuiremos a desmontar las falsas creencias en cuanto a que la posesión de un arma y municiones significaría mayores niveles de seguridad o de valoración social cuando la realidad y los estudios científicos demuestran que no es así.
  4. Reconocemos que la disposición de armas es un factor que contribuye significativamente a la inseguridad y la violencia en el país, tanto para quienes las portan, al aumentar las probabilidades de ser víctima de la violencia, como para el resto de la sociedad.
  5. Afirmamos que la disposición de armas en mano de la población es un claro obstáculo para la inclusión social y la superación de la desigualdad. La violencia y la inseguridad, íntimamente relacionadas con las armas, afectan especialmente a los más pobres y vulnerables, obstaculizando los esfuerzos por construir una sociedad más justa y solidaria.
  6. Asumimos el compromiso de producir los insumos necesarios, basados en evidencia científica, para dar base a una política de control de armas y municiones de largo aliento, que oriente la acción del Estado y la sociedad en el tiempo y permita generar los resultados esperados por la colectividad venezolana en el corto, mediano y largo plazo.
  7. Exhortamos a todos los actores sociales, sin distinción alguna, a sumarse en la causa común de cimentar una cultura de paz y respeto a los derechos humanos de todos y todas, aportando ideas y propuestas a la Comisión, impulsando iniciativas propias de diverso orden que apunten a este objetivo y asumiendo que la generación de soluciones y alternativas a la violencia es una tarea compartida.
  8. Nos comprometemos a participar activamente y acompañar de manera sistemática y articulada el proceso que adelanta la Asamblea Nacional con el objeto de elaborar un marco legal que regule el tema del control de armas, municiones y desarme. Nuestra participación será basada en la consulta más amplia con la sociedad, poniendo por delante el interés común del colectivo y tomando en consideración ciertas especificidades como la relacionada con el ámbito deportivo y recreativo.
  9. El objetivo esencial es lograr condiciones efectivas para el BUEN VIVIR del pueblo venezolano, amparadas en el absoluto respeto a los derechos humanos para impedir el ingreso de armas de fuego en ambientes escolares, comunitarios, establecimientos penitenciarios y en general en los espacios esenciales para la vida humana que hoy se ven afectados por la presencia de la armas.
  10. Asumimos la transparencia como principio fundamental de trabajo y por tanto como tarea de máxima relevancia la difusión de información oportuna sobre las labores de la Comisión. De igual forma entendemos como prioritaria la promoción del desarme y sensibilización de las personas a través de una campaña de amplio espectro nacional, invitando a los medios de comunicación a jugar un papel de primer orden en la gran campaña por la paz y el desarme.
  11. Nos comprometemos a asumir nuestro fundamental papel en el control de las armas de fuego y las municiones y asimismo contribuiremos con todas nuestras capacidades para implementar las recomendaciones técnicas y metodológicas acordadas, entendiendo en todo momento que la tenencia de armas no constituye un derecho sino una excepción que otorga el Estado bajo ciertas condiciones que nunca pueden soslayar el bien común y la paz social.  
  12. Una política de desarme de la ciudadanía debe ser acompañada con un control muy estricto de las armas de fuego y municiones de uso exclusivo y custodia por parte de los cuerpos de seguridad del Estado, tal como lo establece el marco constitucional, así como de aquellos organismos que las producen, para aumentar la credibilidad y confianza de los ciudadanos en las instituciones públicas. Por ello atenderemos con especial énfasis este aspecto en la agenda de trabajo de la Comisión.
  13. Finalmente expresamos nuestro mayor y más decidido compromiso con el Pueblo venezolano, expresado en el hecho de que la labor de esta comisión será reflejo de la voluntad mayoritaria de los venezolanos y venezolanas que desean vivir en paz y aprendiendo a resolver los conflictos por vías no violentas como compete a una sociedad democrática y guiada por valores éticos universales.
Aprobada en la sesión del 29 de julio de 2011. 
Comentarios
Comentarios 0
Eventos
    A Fondo |   RSS Gumilla