Revista SIC

Etiquetas:Revista SicLa Revista SIC, publicación del Centro Gumilla de la Compañía de Jesús tiene 70 años de continua dedicación al análisis económico, social, político y cultural de la vida venezolana. Sus más de 700 números puntualmente editados han llegado a nuestros lectores y amigos sirviendo de estímulo para la reflexión sobre el acontecer nacional desde la perspectiva de los más excluidos. Se publican 10 números cada año.

Vea las últimas revistas SIC

Blog: SIC Semanal

Busque en la Biblioteca Digital los archivos históricos de la Revista Sic


Lea los editoriales de la revista Sic. Clic en los titulares

El Concilio, hace 50 años

Para nosotros la celebración de los cincuenta años de la inauguración del Concilio Vaticano II es motivo de inmensa alegría y agradecimiento. La causa es que el camino que él alumbró es el que nos ha permitido seguir siendo cristianos. El horizonte que trazó sigue siendo aquel en el que caminamos y los cauces que arbitró nos han posibilitado vivirlo con alegría. Más aún, confesamos que serán precisas muchas generaciones creativas y generosas para que se trasforme en cotidianidad en nuestras iglesias.

Él respondió a nuestras mejores inquietudes y nos despertó muchas otras. Para nosotros el Concilio significó la posibilidad de vivir con coherencia nuestro cristianismo en el corazón de nuestra época, incluso la exigencia de vivirla con responsabilidad, y la luz y la fuerza para llevarlo a cabo.

Sic 741. Basta de muertes y promesas. Revista Sic de enero-febrero, 2012


Cuando Dios se hace ser humano

Cuando Dios se hace ser humano, acogerlo es acoger a todos los seres humanos.

El 21 de diciembre se cumplirán quinientos años del domingo memorable en que el fraile dominico Antón de Montesinos hizo este requerimiento a los españoles que empezaban a colonizar la isla Española (Haití y Santo Domingo). La pregunta tuvo lugar en el sermón del cuarto domingo de adviento cuyo tema fue: la voz que clama en el desierto. El evangelio se refería al Bautista que en el desierto instaba al pueblo de Israel a convertirse porque era inminente el juicio definitivo de Dios. Él lo aplicó al desierto de la isla: la voz de Dios, que él representaba, clamaba en el desierto porque temía (como sucedió) que nadie la iba a escuchar. ¿A qué venía esa requisitoria? Los españoles habían desalojado a los indígenas de sus poblaciones, en las que vivían en pacífica posesión, y los habían obligado a servirlos a ellos, que se habían adueñado de su tierra.

Sic 740. Violencia, polarización y participación. Revista Sic de diciembre, 2011


El arte de entender al otro

Estamos en clima de campaña electoral.  Pero esta vez la campaña está redoblada porque la mesa  de  la unidad está de primarias para elegir el candidato que contenderá con el actual presidente y porque en las filas del gobierno se sospecha o más bien se teme que pueda darse la eventualidad de que no pueda competir y porque se sabe que no podrá hacerlo con los bríos que solía y esa posibilidad despierta movimientos soterrados de personas y tendencias y, más crasamente, de grupos de poder.

Hay, pues, tanto en la oposición como en el gobierno, dos direcciones contrapuestas: la necesidad que tienen ambos grupos de presentarse realmente unidos, que aconseja dejar atrás ambiciones personales o grupales y sumar fuerzas, y la coyuntura de la elección del candidato en la oposición y en las filas del gobierno, la necesidad de pensar en un chavismo al menos al lado de Chávez si no sin Chávez, que despierta movimientos centrífugos, que pueden causar fracturas duraderas que minen la necesidad de unidad.

Sic 739. En qué creen los jóvenes. Revista Sic de octubre-noviembre 2011

Esperanzas en medio de tribulaciones

En el actual contexto −caracterizado por el aumento de protestas y reclamos ante las promesas incumplidas− resaltan dos hechos que le imprimen un giro de mayor complejidad e incertidumbre a la situación del país: el modo como ha sido tratada la información sobre la enfermedad del Presidente y la reiteración del desprecio por toda norma o convenio acordado internacionalmente. Se anuncia (quizás ya haya cristalizado cuando esta revista salga a la calle) el desconocimiento de la decisión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre el caso de Leopoldo López. La salud del Presidente le interesa a toda la sociedad porque es la persona pública de mayor responsabilidad ante el país. Pero todavía no se tiene ningún parte médico oficial siguiendo la mínima institucionalidad que acabe con los rumores y las especulaciones. Al contrario, más allá de lo que se haya informado oficialmente, la salud del Presidente se ha convertido en el nuevo ingrediente de la contienda electoral que obliga tanto al oficialismo como a la oposición a preguntarse cuál será la estrategia a seguir de cara a las elecciones de 2012.

Sic 738. Radiografía social criolla. Revista Sic de septiembre-octubre de 2011

Consolidar la paz exige el desarme

La paz, la vida de todos los venezolanos y la convivencia pacífica claman por una política de desarme. La violencia actual está muy por delante de la violencia tradicional debido al creciente uso de armas de fuego. La gente teme, por ejemplo, que por reclamar en el tráfico alguien le dé un tiro. Por otro lado, parece que nos alejamos de la construcción de un sentido común compartido y se refuerzan las conductas que buscan dirimir sus conflictos por medios nada pacíficos. Por tanto, dada la magnitud del problema de las muertes por armas de fuego, la definición y puesta en práctica de una política de desarme es decisiva para construir una cultura de paz.
Esta política deberá, primero, producir un impacto positivo en la gran mayoría de la población. Sin crear temor ni hostilidad en medio de la gente que sufre por la muerte de sus seres queridos y, en cierto modo, se siente impotente para atacar el problema. Seguro que existen estudios, proyectos y programas que pueden hacer efectivo los primeros pasos de un plan de desarme orientados a ganarse la aprobación de los venezolanos.

Sic 737. ¿Hasta cuándo? Revista Sic de agosto de 2011

El Bicentenario de la Independencia: celebración y tarea

“Nosotros, los representantes de las Provincias Unidas de Venezuela, poniendo por testigo al Ser Supremo de la justicia de nuestro proceder y de la rectitud de nuestras intenciones, imploramos sus divinos y celestiales auxilios, y ratificándole, en el momento en que nacemos a la dignidad, que su providencia nos restituye el deseo de vivir y morir libres, creyendo y defendiendo la santa, católica y apostólica religión de Jesucristo. Nosotros, pues, a nombre y con la voluntad y la autoridad que tenemos del virtuoso pueblo de Venezuela, declaramos solemnemente al mundo que sus Provincias Unidas son, y deben ser desde hoy, de hecho y de derecho, Estados libres, soberanos e independientes y que están absueltos de toda sumisión y dependencia de la Corona de España”

DE LA EMANCIPACIÓN DE LOS CRIOLLOS A LA LIBERTAD DE TODOS

No hay duda de que quienes escribieron esta declaración estaban convencidos de la justicia de su causa y que no mentaron el nombre de Dios en vano sino que lo hicieron presente porque eran conscientes de la trascendencia de ese acto y de que la providencia de Dios lo había guiado.

Sic 736. Gente de paz. Revista Sic de julio de 2011

Catuche no está solo

Las mujeres de Catuche, en 2007 y tras el asesinato de uno de los jóvenes del barrio, decidieron unirse. Sucedía que los muchachos de dos sectores aledaños, Portillo y La Quinta, se estaban matando entre sí. Se había desatado, además, una ofensiva policial muy agresiva, con agentes tomándose la justicia por su mano. Uno de los muchachos le dijo a una de las madres impulsoras de esta experiencia de construcción de paz que la negociación no tendría éxito hablando con los pandilleros rivales, sino con sus madres. Portillo y La Quinta siempre han sido sectores en pugna.

Fue, pues, un joven el que dio la pista de lo que debía hacerse. Uno de ellos. Así se dio una primera reunión entre Portillo y La Quinta para organizar un encuentro. En ese encuentro, las madres de cada sector se comprometieron a leerle una cartilla a cada uno de los muchachos. La cartilla era poner unas condiciones de convivencia básicas.

Sic 735. Aquel contacto cercano. Revista Sic de junio de 2011

El diálogo es la alternativa

Este es el tiempo de escuchar el llamado del país, sobre todo de la mayoría de la gente que, proveniente de todos los sectores, no se siente representada actualmente por ninguno de los dos discursos dominantes. Creemos que la mayoría de la gente identifica lo bueno y rechaza críticamente lo deficiente de la gestión de este Gobierno. Sólo los bandos más polarizados establecen equivalencias negativas absolutas. De ahí que la mayoría no se identifique ni con el Gobierno ni con la oposición. Y esto se debe a que el gobierno no alcanza a legitimarse cumpliendo con las promesas que hizo y que sigue haciendo, y a que la oposición no ha hecho el mea culpa de su gestión y hacer antes del 99, necesario para hacerse creíble; aunque sólo fuera como mero gesto para captar la benevolencia del país.
Es cierto que esta mayoría que quiere el diálogo es débil y sus esfuerzos a todo nivel no están articulados. Esta debilidad la hace presa de los extremos que la jalan presionando para que los apoye. Y que, también, está fuera del foco de los intereses de los medios altamente polarizados. Pero la única alternativa es dialogar desde lo que de suyo es esta gran mayoría.

Sic 734. Operarios de la paz. Revista Sic de mayo de 2011

La espera y la esperanza

Las elecciones de 2012 copan el presente año 2011. A ratos parece que no hay más nada que hacer sino esperar el día de las elecciones presidenciales. Ese día ya nos impone su dinámica, su tiempo. Una, pero tan solo una forma de esperar. Se respira que el porvenir de la historia o el barranco están, tanto lo uno como lo otro, a la vuelta de la esquina electoral. Pero ni el porvenir de la historia ni el barranco están allí un día después de las elecciones presidenciales. El porvenir o el fracaso de este país están en nosotros mismos, en nuestra forma de esperar y de situarnos frente a la promesa de un país mejor al que tenemos.

La espera que vivimos actualmente es pasiva, sigue la ley de la inercia. Es como quien espera tomar el metro mientras ve salir y entrar a la gente, acompañado por la música ambiental que lo entretiene en su espera en cualquiera de las estaciones. Lo único que tiene que hacer es comprar su ticket, entrar a la estación, dirigirse al andén y esperar el metro. Un metro que alguien guía a su ritmo sin que se pueda hacer nada para adelantar o atrasar su llegada. Sólo cabe esperar a que llegue para montarse y que nos lleve a destino.


Sic 733. Crecer en libertad. Revista Sic de abril de 2011

Sólo nos unirá el país

Es muy importante ponernos de acuerdo en torno al proyecto político. No es lo mismo apostar por el totalitarismo estatal (hacia el que va el Gobierno) o por el totalitarismo de mercado (que es la dirección dominante de la globalización en crisis) que apostar por el mercado libre y con igualdad de oportunidades bajo la supervisión de la sociedad y el Estado y con la opción positiva hacia los de abajo (que es la aspiración de la mayoría de los venezolanos).

No es lo mismo preferir que el Estado satisfaga todas las necesidades del pueblo que buscar que el Estado y la empresa privada de sentido social se pongan de acuerdo en crear trabajo cualificado tendencialmente para todos los venezolanos; el Estado garantizando efectivamente la propiedad privada, cualificando a la población mediante una educación a la altura del tiempo y estimulando el empleo, y las empresas apostando por la expansión.


Sic 732. Derechos humanos: materia pendiente. Revista Sic de marzo de 2011

Un proyecto anacrónico

El proyecto de la ley orgánica de las comunas es la plasmación más radical del socialismo del siglo XXI. En sustancia es la reposición de lo sometido a referéndum en 2008, que fue rechazado por votación secreta y universal. Es tal su anacronismo que nos es difícil situarnos ante él como una propuesta firme y seria de unos compatriotas nuestros.

Cuatro elementos nos parecen especialmente reveladores de ese tono de irrealidad: el primero es la base territorial, que va unida al pregonado carácter endógeno; el segundo es la pretensión de democracia directa;  el tercero, el carácter plebiscitario, con la ausencia de votación secreta y universal, menos para la elección de los jueces comunales; el cuarto, el contenido socialista, entendido como la prevalencia de lo social sobre lo individual, contraviniendo no sólo lo que enseña la historia y la antropología sino nuestra propia idiosincrasia.


Sic 731. 2011: El desafío sigue ahí. Revista Sic de enero-febrero de 2011

Con estas tierras no se juega

En toda América Latina y, en especial, en Venezuela, se fue arrinconando a los indígenas hasta que se los relegó a los confines. Humboldt relata cómo primero venían las misiones que lograban la pacificación, la sedentarización, la constitución de pueblos y la roturación de las tierras hasta volverlas productivas.

Cuando todo estaba en funcionamiento, irrumpían los criollos y se establecían en la misión que se convertía en pueblo, con acuerdo tácito de las autoridades, aunque en contra de las Leyes de Indias, y arrebataban las tierras y convertían a los indígenas en peones bajo la figura de la encomienda o de la hacienda. Los que se sometían, con el paso del tiempo perdían su identidad y se trasformaban en campesinos.

Los que resistían tenían que replegarse cada vez más lejos hasta llegar a las zonas selváticas en las que los criollos no tenían interés de entrar porque estaban más allá de la frontera agrícola y ganadera. En ese tiempo eran confines sin valor económico y zonas tenidas como no habitables.


Sic 730. Ella debe ser escuchada. Revista Sic de diciembre de 2010

La política necesaria

La nueva Ley Orgánica de Procesos Electorales configuró el marco legal, previo a las elecciones, que favoreció la polarización y propició el desconocimiento de la proporcionalidad. Se sabía hacia dónde se apuntaba con la aprobación de esta nueva Ley. 

En un artículo de Sic de julio de 2009 “El ganador se lo lleva todo”, se leía: Creemos que los nuevos cambios propuestos no resuelven los problemas o retos planteados, más bien los agravan en el caso de la composición de los cuerpos colegiados, ya que se afecta la pluralidad de la representatividad y, a nuestro entender, se impide el cumplimiento del principio constitucional de la proporcionalidad de la representación política.

Los resultados de las recientes elecciones parlamentarias muestran el acierto de esta crítica hecha hace más de un año. En un país altamente polarizado es impostergable debatir sobre cuál es el sistema electoral más apropiado. El que tenemos es nocivo para la democracia. De ahí la urgente necesidad de revisar y reformar la Ley de Procesos Electorales para hacerla más equitativa.

Sic 729. Todos somos país. Revista Sic de noviembre de 2010

Cegueras y parálisis

La política es la actividad humana que tiende a gobernar o dirigir la acción del Estado en beneficio de la sociedad, para activar a sus diversos actores personales, grupales e institucionales, creando condiciones adecuadas para su desenvolvimiento y llevando a cabo otras que expresen el bien común.

Sus protagonistas somos todos, pues tanto los que gobiernan o dirigen como los gobernados o dirigidos tenemos un papel activo que jugar en la escena. Los más notables en el juego son quienes detentan el poder de mandar y sobre ellos es que generalmente se centra el análisis político, pero muchas veces se olvida que quienes mandan lo hacen sobre la base que les brinda la obediencia de quienes son gobernados. De manera que si queremos comprender el tablero del juego político, es necesario ver la trama en su conjunto, el papel que todos desempeñamos.

Hemos de fijarnos en las prácticas de quienes gobiernan, las resistencias de quienes se oponen y la aceptación de quienes obedecen de buena gana a quienes mandan.

Sic 728. Vencer los miedos. Revista Sic de septiembre-octubre de 2010

Una alternativa para Venezuela

Lo bueno de este momento tan malo es que las cartas de cada jugador están ya sobre la mesa. No operamos sobre conjeturas sino sobre intenciones declaradas y hechos reiterados.

Por eso es el momento propicio para proponer, desde nuestras opciones de vida, lo que sería la alternativa para nuestro país.

Lo llamamos alternativa porque estamos convencidos de que Venezuela no tiene marcha atrás: ni se puede volver al pasado, ni aceptar el presente, como si todo el problema consistiera sólo en salir del actual Presidente.

Sic 727. El voto tiene la palabra. Revista Sic de agosto de 2010

Hay otra Venezuela

En el intercambio de cartas entre el filósofo Umberto Eco y el arzobispo de Milán, Carlo María Martini, recogido en el libro En qué creen los que no creen, ambos personajes hablan del Apocalipsis para, inmediatamente, aterrizar en la idea de la esperanza. La escriben con mayúscula y con minúscula para diferenciar aquella que apunta a la condición ética que decide “el futuro metahistórico de la aventura humana” de la otra que ama “las realidades terrenas”. Martini dice que tiene que haber una esperanza común a creyentes y no creyentes pues “en la práctica se puede ver cómo hay creyentes y no creyentes que viven su propio presente confiriéndole un sentido y comprometiéndose con él responsablemente”. Y agrega que “ello resulta especialmente visible en el caso de quienes se entregan  de manera desinteresada y por su propio riesgo, en nombre de los más altos valores, sin compensación visible”. Sic 726. El rostro del país posible. Revista Sic de julio de 2010

Artesanos de la paz

En el corazón de nuestra naturaleza hay un ímpetu creador que nos supera, y que explica nuestras extrañas aventuras. En medio de esta Venezuela, en donde la violencia social nos asfixia, en donde prevalece la cultura de la muerte, en donde el poder político se empeña en enfrentarnos utilizando artificios que no se corresponden con nuestra mentalidad, muchos hombres y mujeres se han empeñado en la aventura de construir la paz en sus comunidades, en sus familias, en sus escuelas, y hacen lo imposible porque este deseo influya más allá de los estrechos límites en que se produce buscando contagiar a muchos. Pero, ¿no será esta una ilusión condenada al fracaso ante la complejidad con la que se enfrenta? Ante un Estado que ha sido desbordado por el problema de la inseguridad y un Gobierno que ha demostrado poca voluntad para enfrentar eficazmente la creciente demanda colectiva de paz y seguridad ciudadana, ¿qué podemos hacer los ciudadanos que por definición hemos dejado en manos de ellos esa responsabilidad? Sic 725. El futuro pide paz. Revista Sic de junio de 2010

Expropiaciones arbitrarias

No absolutizamos ni sacralizamos la propiedad privada. Como cristianos, creemos que Dios ha creado la tierra para la humanidad y nadie puede apropiarse de algo de tal manera que se frustre ese designio. Sin embargo, tampoco tiene sentido que nada sea de nadie, y nadie lo trabaje ni lo cuide, y todos luchen por apropiarse de cada cosa. También el poseerlo en común se ha revelado que no tiene la dinamicidad suficiente, ni bajo el régimen tradicional de grandes familias o clanes ni bajo el régimen contemporáneo de la propiedad estatal en los Estados comunistas. Por eso éstos implosionaron. No los tumbó nadie. No respondían ni a las necesidades de la población ni a las posibilidades del tiempo. Y crearon pésimos hábitos en los burócratas y en la población que se adaptó y una clase privilegiada parasitaria. Sic 724. Comunas sin comunidad. Revista Sic de mayo de 2010

La reconciliación es el camino

La película Invictus ha traído de nuevo a la memoria colectiva a ese gran personaje contemporáneo que es Nelson Mandela. Para un país como Venezuela,  que desde hace varios años vive en medio de una terrible polarización, cultivada desde el poder como medio por excelencia para hacer política hacia dentro y fuera del país, su referencia puede inspirarnos para soñar con nuevos derroteros. En Invictus, Mandela se muestra como maestro en el arte de unir en medio del odio, la exclusión, la injusticia y la desconfianza. Como buen maestro lo hace con el ejemplo personal, entre sus seguidores y amigos, en su oficina y en la familia, en el partido y en el Estado, en las pequeñas y grandes decisiones. Y entre los inéditos caminos que toma para conducir a Sudáfrica hacia la reconciliación, aprovecha la ocasión de la celebración del campeonato mundial de rugby en su país en el año de 1995. Para ello tiene que ganarse al equipo nacional haciéndole comprender que no es sólo un equipo de rugby, sino la representación de Sudáfrica, por lo tanto debe caminar hasta las entrañas del país, jugar con los niños pobres de los barrios que sólo han visto sus jugadores por la televisión,  sentir y escuchar a su pueblo hasta compenetrarse con él. Deben aspirar a ganar porque ganando ellos gana el pueblo sudafricano. Sic 723. El consenso está en el pueblo. Revista Sic de abril 2010

Chávez no es marxista sino estatista

Al rendir su memoria y cuenta ante la Asamblea Nacional, el Presidente confesó que era marxista, aunque reconoció que no había leído El Capital. Fue una confesión, es decir el acto trascendente de sacar fuera de sí lo que se lleva dentro como su verdad más íntima. Lo hizo ante sus seguidores y ante la historia, pero sobre todo ante su padre ideológico Fidel Castro. Este desnudarse así ante la nación, sobre todo ante el pueblo que lo sigue y ante la oposición y la opinión pública mundial no puede ser interpretado como una manifestación política calculada. Fue, por el contrario, una efusión de su corazón, la de alguien que se sabe ya formando parte de la Historia Universal y que desde esa altura se permite dar la clave de su actuar. Sic 722. A dónde va el país. Revista Sic de marzo 2010

Esperanza, a pesar de todo

Los venezolanos tendemos a ser optimistas, pero resulta complejo pensar que este año será muy feliz para el colectivo nacional, a pesar de entrar en la celebración bicentenaria de nuestra emancipación, dado los terribles indicadores económicos con los que cerramos 2009 y los signos menos alentadores con los que abrió 2010. En 2009 tuvimos la tasa de inflación más alta de América Latina, unida a una fuerte contracción de la economía. A ello deberíamos añadir que seguimos cargando con problemas que no han hecho más que agravarse, como el de la inseguridad, la violencia, la polarización política, la desinstitucionalización del Estado, la violación de derechos humanos en diversas áreas (destacando particularmente el problema penitenciario); comenzamos 2010 con signos de empeoramiento como la devaluación, la crisis eléctrica y en general los graves déficits en servicios públicos fundamentales. Sic 721. Economía sin luz. Revista Sic de enero-febrero 2010

No quieren a la Constitución

El 15 de diciembre celebraremos diez años del referendo que le dio vida a la Carta Magna que hoy nos rige: la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Se hace necesario luego de este caminar, hacer un balance del marco institucional y analizar sus resultados. Partiendo de lo dispuesto en el Preámbulo y el Título I de la norma constitucional, podemos decir que al menos los temas de derechos humanos, la democracia participativa, la descentralización federal, el Estado social de derecho y de justicia y la creación de una nueva y fuerte institucionalidad que impulsase una moralización administrativa, eran objetivos centrales que se buscaron plasmar en la última Constitución del siglo XX venezolano. Así pues, usemos estos ejes para evaluar el proceso vivido. Sic 720. La Constitución cumple pero no se cumple. Revista Sic de diciembre 2009

Con Ley pero sin educación

Sic719-portadaLa educación se refiere a un ámbito fundamental de la vida, siendo un derecho humano que posibilita el logro de otros para una existencia digna, pues de su resultado depende luego que se viabilicen derechos como el desarrollo de la personalidad, la libertad, el trabajo, entre otros. Por eso la Constitución en su artículo 3 afirma que para lograr los fines del Estado la educación y el trabajo son procesos fundamentales. Una nueva propuesta político social como el establecida desde 1999 requería y requiere de un nuevo proyecto educativo que la acompañe y haga posible la construcción de una sociedad inclusiva y participativa, donde los valores sociales adquieran relevancia desde la construcción de la persona humana libre, capaz y solidaria. Este proyecto educativo no se desarrolla solamente a través de la ley, sino que supone el desarrollo de un conjunto de elementos que deben contemplar aspectos como la escuela, los sujetos del proceso educativo (privilegiando al educando, su familia y a los docentes), la infraestructura, las finalidades, el perfil de quien egresa, el contexto en el cual ocurre el proceso educativo y los programas en concordancia con todo lo anterior. La ley sirve como marco orientador y estructura de sistematización de todos estos elementos. Sic 719. La LOE lo dejó fuera. Revista Sic de  noviembre 2009

Socialismo del siglo XXI

SIC-718-portada(web)Varios gobiernos en América Latina vienen impulsando modelos socioeconómicos y políticos que se califican de socialistas, con el apoyo favorable de una buena parte de la población de sus países. Los movimientos de izquierda en la región han reencontrado en el socialismo  un referente ideológico que ha servido para agregar viejas y nuevas reivindicaciones. Un socialismo que pretende concebirse como alternativo tanto a las formas de dominación capitalista como a las experiencias históricas de los socialismos bolcheviques y orientales, incorporando las novedades propias de la nueva época emergente y las tradiciones republicanas y democráticas fortalecidas en los procesos políticos de las últimas décadas. La aspiración a la construcción del socialismo ha cobrado un nuevo impulso en la región. Sic 718. Socialismo a la venezolana. Revista Sic de septiembre-octubre 2009

El dinero no tapa la violencia

Portada Sic 717Los ciudadanos venezolanos señalan, a través de las encuestas, que los temas que generan mayor preocupación son: la seguridad personal, la inflación y la corrupción. Pero quizás se trata de manifestaciones de un problema más radical que en el fondo tiene que ver con nuestra ética social. Ésta tiene una fuerte influencia del modelo económico de desarrollo que se ha profundizado a lo largo de estos años y no es otro que el rentismo. Habría que comenzar señalando que el problema no está en que seamos una nación petrolera como algunos señalan, sino en la relación que establecemos con ese recurso. En la medida en que más dependemos de su sola extracción y exportación, en esa medida nos empobrecemos socialmente así haya un gran ingreso económico como ha ocurrido en estos últimos cinco años. Sic 717. La papa se puso dura. Revista Sic de agosto 2009

La legalidad abolida

Por distintas vías jurídicas se ha creado una nueva institucionalidad cuyo adjetivo común, aparente, es el socialismo. Esta nueva institucionalidad se funda entre otras normas en los 31 decretos leyes emitidos durante 2007 y 2008, la legislación recientemente sancionada por la Asamblea Nacional, las interpretaciones de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia y el conjunto de decisiones que, fundamentándose sobre esos instrumentos, ha tomado la administración pública. Sic 716. Leyes a la medida. Revista Sic de julio 2009

Sin el chivo y sin el mecate

Recientemente apareció en los medios una declaración del dirigente gremial Pedro Rondón, miembro de la junta directiva de la empresa Sidor, quien aseguró que “la mayoría de los trabajadores de Sidor están arrepentidos de haber apoyado la estatización de la empresa.” Sic, a lo largo de sus 70 años de historia, ha defendido con especial énfasis los derechos laborales. Entre ellos resulta vital citar el derecho a la libre sindicalización y la autonomía, el derecho a huelga, el derecho a la contratación colectiva, el derecho a la no discriminación en materia de beneficios y salarios. Resulta difícil entender, pues, cómo un Estado que pretende tener un gobierno socialista y que afirma fundamentarse en la clase obrera, agrede, entre otros, justamente esos derechos. Sic 715. A la salida te espero. Revista Sic de junio 2009

Crisis global y Venezuela

Portada Sic 714La crisis es cíclica y al expandirse el capitalismo hasta abarcar a todo el mundo, la crisis globaliza. Esto implica que va a ser más difícil hacer como en otras ocasiones: extroyectar los costos de la crisis a los trabajadores y al tercer mundo, y expandir la producción y el mercado. Por el contrario, la polarización creciente, con la consiguiente depauperación de las clases medias y de las mayorías del tercer mundo, lleva a que el mercado, proporcionalmente contraído, se sobresature más rápidamente. Por eso los jefes de Estado están clamando por una reforma integral del capitalismo que equivalga a refundarlo. Sic 714. El futuro se puso peor. Revista Sic de mayo de 2009

El país quiere diálogo

Portada Sic 713El diálogo es hoy el clamor más sentido en Venezuela y lo más difícil de llevar a cabo. La imposibilidad actual de diálogo, al menos al nivel político institucionalizado, es la expresión más palpable de la impostergable necesidad que tenemos de llevarlo a cabo en todas las demás instancias, hasta hacerlo no sólo posible sino ineludible en el área política. Sic 713. El diálogo es posible. Revista Sic de abril 2009

Despues del Sí

Portada Sic 712

La consecuencia de este último proceso consultivo ha sido, más allá de la victoria del SI, abrir entre los venezolanos una brecha más honda que tiene por epicentro a la figura del Presidente de la República. Más que nunca, dados los resultados, se ha puesto de manifiesto que la sociedad venezolana está partida por la mitad. El efecto no ha sido otro que la profundización de la polarización. Pero, además, se ha reforzado en la práctica una tendencia muy peligrosa para el sistema democrático: la identificación entre partido y Estado. Sic 712. Ahora a trabajar. Revista Sic de marzo 2009

NO es revolución SI pende de un hombre

Portada Sic 711A principio de enero de este año conocimos el contenido de la sentencia 1939-08 en la cual la Sala Constitucional declara inejecutable la decisión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos a favor de unos ciudadanos que reclamaron la violación de su derecho al debido proceso. Además la misma Corte le pide al Poder Ejecutivo que denuncie (se retire) la Convención Interamericana sobre Derechos Humanos. Entre sus argumentos se encuentra uno según el cual antes que respetar los derechos humanos de las personas, el Estado debe garantizar aquello que el mismo Estado considera que es el bien común de la sociedad, pasando por encima de cualquier consideración personal. Eso se conoce en la teoría política como la razón de Estado y termina justificando cualquier actuación, pues detrás de la misma se protege aparentemente el bien común de la sociedad. Esto ha dado pie para cientos de abusos a lo largo de la historia. Sic 711. Enmienda no democrática. Revista Sic de enero-febrero 2009

Una década de proceso

Portada Sic 710En enero de 1999 esta revista señalaba que el gran reto del nuevo proceso que parecía abrirse era “Hacer sujeto al pueblo” lo que significaba “diseñar el nuevo edificio de manera tal que el pueblo se apropia de sus estructuras para mantenerlas y transformarlas” Pero estas posibilidades podían verse truncadas si repetíamos errores del pasado, esto es: el Estado centralizador y distribuidor. En la revista de marzo de 1999 señalábamos que “Hemos analizado el triunfo de Chávez y sus primeros actos políticos como el líder de una revolución en marcha que intenta desmontar la antigua hegemonía política que construyó el Pacto de Punto Fijo. Desde nuestra opción por la construcción de un sujeto histórico alternativo, esta coyuntura histórica puede convertirse en una auténtica oportunidad, porque abre nuevos espacios  de participación” Pero esta oportunidad de oro que observaba la revista tenía una conditio sine qua non “siempre y cuando se imponga como regla de juego prioritaria el modo democrático de proceder, que significa dialogo, tolerancia, consenso, participación.” Sic 710. Una década. Revista Sic de diciembre 2008

Elecciones regionales o nuevamente un plebiscito

Portada Sic 709Estamos a pocas semanas de las elecciones de nuestras autoridades locales. Si en algún ámbito se expresa la fortaleza o debilidad de un sistema democrático es justamente en éste, cuanto más si tal sistema se pretende como participativo, pues el protagonismo de la población es mayor en la medida en que el poder se acerca a ellos. En este sentido, el Constituyente de 1999 estableció una fuerte vinculación entre descentralización y democracia. En la medida en que se da un mayor respeto y competencia a las entidades locales para que sean ellas las protagonistas de la acción del Estado, en esa medida las posibilidades de incidencia de la población (especialmente de los más pobres) es mayor. Esto es especialmente  cierto cuando se trata del interior de la república. Sic 709. ¡Vota por el poder local!. Revista Sic de noviembre 2008

Socialismo Estatista Antidemocrático

Portada Sic 708Ante la reciente aprobación de un paquete de 26 decretos con rango y fuerza de ley entre las fechas 31 de julio y el día 4 de agosto, con base a la ley habilitante aprobada por la Asamblea Nacional cabe preguntarse dónde quedó el espíritu de participación que se encuentra difundido a lo largo de todo nuestro sistema constitucional, legal, jurisprudencial y particularmente discursivo. El problema es doble, por un lado nunca se consultó a la población sobre el contenido de dichas normas y por el otro el contenido de muchas de ellas reproduce elementos que fueron claramente rechazados por la población en el referendo constitucional del 2 de diciembre de 2007. Sic 708. Concentración de poder. Revista Sic de septiembre-octubre 2008

De América Latina a la América pluricultural

Portada SIC 707América Latina tiene dos tareas insoslayables: entrar en la globalización no apendicularmente sino desde su genuinidad y con peso propio, y expresar a nivel de símbolos e instituciones su condición de región multiétnica y pluricultural, lo que implica dejar de ser sólo latina y asumirse también como indígena, afrolatinoamericana, campesina y suburbana. Ambas tareas son diversas y tienen que acometerse específicamente; pero están íntimamente conectadas, de tal modo que sólo podrá ocupar su puesto en el concierto mundial, si acepta el aporte de cada cultura, como a su vez cada cultura sólo podrá imponer su vigencia, si acepta medirse por el reto de la mundialización, lo que supone esforzarse arduamente en asumir los bienes civilizatorios del Occidente mundializado. Sic 707. Buscando América. Revista Sic de agosto 2008

Nuestro problema económico: el rentismo improductivo

Portada SIC 706En la Constitución  se establece como un propósito del Estado promover un régimen socioeconómico que privilegie “los principios de justicia social, democratización, eficiencia, libre competencia, protección del ambiente, productividad y solidaridad, (…)” (art. 299). El fin es lograr un desarrollo humano y armónico que permita afirmar nuestra soberanía económica, y en particular  la seguridad alimentaria  (art. 305). Sin embargo, el hecho es que hoy más que nunca somos una economía dependiente y portuaria, pues apenas exportamos poco más que un producto y recibimos del extranjero toda suerte de manufacturas e incluso mercancías que fácilmente podrían ser producidas aquí. Sic 706. El problema económico. Revista Sic de julio 2008

Cincuenta años de democracia

Portada SIC 705(web)Este año celebramos 50 años de vida en democracia. Un 23 de enero de 1958 cae la última dictadura que gobernó en nuestro país. ¿Cómo valorar este proceso que ha implicado la vida de al menos dos generaciones de venezolanos? La dinámica histórica va en la dirección de superar el dualismo estructural entre señores y siervos para alcanzar la igualdad, que exige la superación de la dependencia y el logro por lo tanto de la libertad. Pero la superación del dualismo entraña un elemento decisivo: la capacitación de los de abajo para que su solvencia económica les permita vivir sin amo ni tutor. Sic 705. Democracia 50 años. Revista Sic de junio 2008

Educación de calidad e inclusiva

Portada SIC 704(web)Nuevamente la educación vuelve a ponerse en la palestra pública nacional con la propuesta del currículum bolivariano. El debate está siendo intenso y ha suscitado la participación de todos los sectores de la sociedad, al punto que el Presidente de la República en su alocución del 3 de abril ha postergado su aplicación y ha hecho un llamado a diseñar una alternativa, a los sectores que se oponen a su propuesta, para que la sociedad por la vía refrendaria en 2009 elija entre dos opciones: la oficial o la de oposición. A partir de este hecho, queremos aportar algunas reflexiones con la finalidad de enriquecer este debate. En primer lugar nos parece que más allá del currículo lo que está en juego es algo más estructural: la calidad de la educación. El Estado está obligado a garantizar el acceso universal a una educación de primera que esté a la altura de las exigencias de la época. Sic 704. Currículo bolibariano. Debate. Revista Sic de mayo 2008

Soberanía alimentaria 2012

Portada SIC 703El país lleva varios meses enfrentando un problema de escasez alimentaria cuyas causas son debatidas en los medios de comunicación. Para el sector oficial el problema se sitúa en una campaña mediática (argumento muy novedoso) que genera una sensación de escasez. Otra explicación paralela es la de inculpar de la situación a los productores, importadores, distribuidores o vendedores con palabras como: improductividad, acaparamiento, contrabando, latifundio, especulación. Por el lado de la empresa privada se señala la regulación de precios, el control de cambio y la intervención sobre fundos como la causa de la actual situación de desabastecimiento. Sic 703. Harán de las espadas arados. Revista Sic de abril 2008

Desechar la lógica militar y mantener abierto el diálogo

Portada SIC 703Los recientes acontecimientos en los que el gobierno colombiano invadió y realizó operaciones militares en territorio ecuatoriano ejecutando a miembros de las FARC-EP, con claras evidencias de que no estaban en situación de combate (circunstancias que constituirían una grave infracción al derecho internacional humanitario), crea un precedente de actuación unilateral que de no detenerse a tiempo y establecerse como patrón de actuación, generaría una crisis regional con aristas sumamente preocupantes. El conflicto social y armado colombiano ha desbordado su territorio. No es el primer caso en que países vecinos han visto vulnerada su soberanía territorial por miembros de las fuerzas armadas colombianas (secuestro de Rodrigo Granda en Caracas, diciembre 2004). Por otra parte la presencia de las organizaciones guerrilleras y paramilitares en las zonas fronterizas limítrofes con el país neogranadino hace tiempo se ha convertido en algo ordinario. Sic 703. Harán de las espadas arados. Revista Sic de abril 2008

La Seguridad Ciudadana: deuda pendiente con el pueblo venezolano

portada SIC 702(web)El derecho a la Seguridad Ciudadana sigue siendo la mayor deuda pendiente del Estado venezolano  con la ciudadanía. Una deuda que es sinónimo de irresponsabilidad, indolencia e incapacidad para actuar decididamente frente al mayor de los problemas sentido por la gente, por la toda la sociedad venezolana sin distinción alguna, y que golpea especialmente a la gente de más escasos recursos que no cuenta con alternativas para brindarse algún mecanismo de seguridad privada. Según los datos que recoge el Informe 2007 de Provea, 8 de cada 10 personas consideran que la seguridad personal es el problema más relevante en Venezuela. Los delitos contra las personas mantienen durante los últimos años un comportamiento ascendente. Los homicidios vienen exhibiendo un sustancial incremento que los ha llevado a representar del 1% del total de delitos conocidos en 1990 al 5,2 % del total registrado en el 2006 y los datos procesados hasta el presente indican que esa tendencia al incremento continúa manteniéndose. Sic 702. Seguridad ciudadana, comunidad y Estado. Revista Sic de marzo 2008

Líneas de un proyecto para Venezuela

portada SIC 701(web)Para nosotros el Estado no es el principal sujeto social ni el sujeto de los derechos ni la fuente de los deberes, sino meramente el terreno de lo útil. Para nosotros la principal fuente de solicitud (lo que más debe ser reconocido y estimulado) es el sujeto humano, que se hace tal cuando no se define meramente como miembro de conjuntos sino como persona, hija o hijo de Dios y hermana o hermano de los demás seres humanos, sin excluir a ninguno y privilegiando a los necesitados. Una persona no se define por sus intereses económicos ni por el ejercicio del poder, sino por su amor a la vida y la entrega a su fomento, por su reconocimiento positivo del otro, es decir del que no es de su cultura sino de otra considerada por la suya como inferior, y por la capacidad de sacrificarse por lo que va más allá de sus intereses, es decir porque haya más vida y de más calidad, porque sean reconocidos los otros, y sobre todo los más otros que son los pobres. Sic 701. 2008: ¿Nuevos escenarios?. Revista Sic de enero-febrero 2008

Otro socialismo es posible

Portada SIC 692El 4 de febrero en el discurso de cierre del desfile militar, con motivo de celebrarse el 15° aniversario del levantamiento militar con el cual comenzó su carrera pública, el ciudadano Presidente de la República nos recalcó que las tropas desfilaron coreando “patria, socialismo o muerte” y concluyó diciéndonos “quien tenga oídos para oír que oiga y quien tenga ojos para ver que vea” Intentémoslo. Sic 692. ¿Hacia dónde vamos? Marzo 2007

El Socialismo del Siglo XXI

Portada de Sic 691El Presidente de la República ha logrado promover y hacer aceptable entre los venezolanos la imagen del socialismo del siglo XXI, si bien durante la campaña no le dio contenidos concretos. Esto se presta para que la gente llene de contenidos ese término con base a sus propias expectativas. Siga leyendoSic 691. Socialismo ¿del siglo XXI? Enero-Febrero 2007
Eventos
    A Fondo |   RSS Gumilla